Musgo Flama

$ 8,500.00 sin impuestos

Nuevo producto

El Flame Moss (musgo flama) es muy parecido al musgo de java, este musgo tiende a crecer hacia arriba, siguiendo la luz y su forma empieza a parecer a la de una llama.

INCLUYE:  Porción de 4cm

Más detalles

Nombre Comun: Flame Moss

Nombre Cientifico: Taxiphyllum var. Flame Moss

Origen: Asia

Distribución: Situar en una zona vistosa, para resaltar su forma de llama.

Forma y tamaño: 

el Flame Moss es muy parecido al musgo de java, este musgo tiende a crecer hacia arriba, siguiendo la luz y su forma empieza a parecer a la de una llama.

El crecimiento es lento pero resistente, Capaz de soportar una gran variedad de condiciones de agua, No requiere de inyección de Co2 para el crecimiento saludable.

Iluminación y cuidados: No es una planta que necesite mucha intensidad de luz, co2 de 0 a 1 burbuja por segundo, aunque no es estrictamente necesario. Es una planta relativamente fácil de cuidar y de mantener.

Reproducción: el Flame Moss como todos los musgos se reproduce por división o esporas.

Consejos de mantenimiento: A la hora de enraizar en troncos o rocas, hacerlo de tal manera que no quede muy apelmazado, sino pueden llegar a pudrirse.

Sustrato: Se enraíza en troncos, piedras o rocas, con la ayuda de un hilo de pescar.

Agua: Ph 5.5 a 7.5 dGh 8 a 15

Temperatura: 22º a 30º

 

¿Qué son los musgos?

Los musgos figuran entre los vegetales más primitivos de tierra firme: aparecieron hace más de 350 millones de años, mucho antes de la era de los dinosaurios. Son miembros de un grupo de plantas llamadas briófitas, del que también forman parte las menos conocidas hepáticas.

Los musgos son, por lo general, pequeños, se elevan unos cuantos centímetros sobre el terreno o son rastreros. A diferencia de otras plantas terrestres más evolucionadas, la mayoría de los musgos carecen de tejidos especializados para transportar el alimento o el agua de una parte de la planta a otra. Como no disponen de ese sistema de conducción, no se considera que posean raíces, tallos u hojas verdaderos. Las ?raíces? del musgo, por ejemplo, le sirven sólo para fijarse al sustrato, no para extraer el agua y los elementos nutritivos; es la superficie completa de la planta la que absorbe estas sustancias indispensables. Las ?hojas?, excepto a lo largo de la nervadura central, tienen una célula de espesor.

Los musgos tampoco producen flores ni semillas. En lugar de ello, suelen desarrollar en el ápice pequeñas cápsulas de esporas que se alzan sobre pedúnculos largos y delgados. Las esporas germinan para formar plantas que producen gametos masculinos y femeninos. Al unirse los gametos forman un huevo o cigoto que, a su vez, da origen a una nueva generación de plantas que producen esporas y continúan el ciclo.